Egilea: Gorka Bueno

Recientemente (febrero de 2016), diversos agentes han denunciado que “El mayor coste eléctrico lastra a la industria vasca frente a su competencia europea”:

  • [El viceconsejero de Industria del Gobierno Vasco] Zarraonaindia señala que las empresas españolas pagan el kWh eléctrico «muy caro, por encima del 22% de la media europea. Si la comparación se realiza con Francia y Alemania, la diferencia es del 33% y 27% respectivamente».
  • [El director general de la patronal vasca Confebask] Eduardo Aréchaga recuerda que la energía en España es un 30% más cara que en Francia o Alemania.
  • Asier San Millán, director general de la Asociación Española de Exportadores de Productos e Instalaciones Siderúrgicas (SIDEREX), afirma que «el coste que tienen que asumir nuestras acerías frente a nuestros principales competidores, como Alemania o Francia, se sitúa en el entorno de un 30% y un 20% superiores, respectivamente. Si tomamos Alemania como referencia, la diferencia es de 15-20 euros por MWh».
  • La Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía (AEGE) señala que el año pasado España pagó un sobreprecio del 40% respecto a Alemania y del 24% en relación a Francia.

En este documento demostramos que las afirmaciones anteriores no se ajustan a la realidad. Los datos disponibles a través de Eurostat, de precios medios de la electricidad, muestran que:

  • el precio medio de la electricidad en España es inferior al precio medio en la mayoría de los países de la UE28, incluida Alemania, especialmente en el caso de los grandes consumidores industriales;
  • el precio medio de la electricidad en España ha subido durante los últimos ocho años mucho más para los consumos residenciales modestos (en torno al 70%) que para los grandes consumos industriales (el 40%);
  • las exenciones aplicadas al precio de la electricidad en Alemania solo afectan a algunos grandes consumidores industriales (industria electro-intensiva);
  • bajadas de precios similares en el Estado solo afectarían a algunos de los más grandes consumidores industriales, y llevarían consigo el aumento del precio que pagan el resto de los consumidores, incluidos la inmensa mayoría de los industriales.

El sector del acero en el Estado está asociado en SIDEREX. La siguiente tabla muestra los datos manejados por SIDEREX en relación al precio medio de la electricidad en Europa y en el Estado (Datos proporcionados por SIDEREX en comunicación personal):

Según estos datos, el precio medio industrial eléctrico en España en el primer trimestre de 2014 fue de 11,85 cent€/kWh, un 25,7% por encima de los 9,43 cent€/kWh pagados en Francia, y un 30,4% por encima de los 9,09 cent€/kWh pagados en Alemania.

Gráficamente:

En la comparación de precios de la electricidad proporcionada por SIDEREX, sin embargo, se cometen dos errores metodológicos graves, que clarificamos y corregimos a continuación.

Los datos utilizados por SIDEREX son los recogidos en la base de datos de energía de Eurostat:

http://ec.europa.eu/eurostat/web/energy/data/database

En concreto, son los datos procedentes de la base de datos:

Electricity prices for industrial consumers – bi-annual data (from 2007 onwards) (nrg_pc_205).

Más exactamente, los datos se corresponden con el consumo industrial de la banda de consumo Band IC : 500 MWh < Consumption < 2 000 MWh en las condiciones Excluding taxes and levies (precio sin impuestos ni tasas), en el primer semestre de 2014.

El primer error metodológico grave cometido por SIDEREX consiste en utilizar en la comparación la Banda IC de consumo, de 0500 MWh a 2 GWh de consumo anual. Como referencia, señalemos que el consumo medio anual de los hogares en España es de 3,49 MWh (Consumos del Sector Residencial en España. Resumen de Información Básica, IDAE). Es decir, estos datos corresponden a las industrias que consumen el equivalente a entre 150 y 600 hogares. El precio de la electricidad, sin embargo, varía enormemente en función del nivel de consumo, y por ello Eurostat recoge en sus estadísticas los precios medios de la electricidad para diferentes niveles (bandas) de consumo anual. Esta bandas de consumo, para el caso de los consumidores industriales, son las siguientes:

Band IA : Consumption < 20 MWh
Band IB : 20 MWh < Consumption < 500 MWh
Band IC : 500 MWh < Consumption < 2 000 MWh
Band ID : 2 000 MWh < Consumption < 20 000 MWh
Band IE : 20 000 MWh < Consumption < 70 000 MWh
Band IF : 70 000 MWh < Consumption < 150 000 MWh
Band IG : Consumption > 150 000 MWh

Una gran acería consume más de 100 GWh anuales, es decir, 50 veces el máximo de la banda IC, y el equivalente al consumo anual de 30.000 hogares. Las acerías presentan consumos de la banda IF, e incluso IG. Los precios medios de la electricidad en la banda IC de consumo anual no son representativos de la factura eléctrica de la gran industria consumidora de electricidad.

A esto hay que añadir que la estructura tarifaria de la electricidad en España es tremendamente regresiva: el precio del kWh en la factura final es más caro conforme disminuye el consumo anual. Esta carácter regresivo está más acentuado en España que en el resto de Europa, lo que da lugar a que mientras que los pequeños consumidores en España pagan la electricidad más cara que en el resto de Europa, al aumentar el nivel de consumo el fenómeno se invierte, haciendo que los grandes consumidores pagen la electricidad más barata en el Estado que en la mayoría de países europeos (este fenómeno se da tanto entre consumidores residenciales como entre los consumidores industriales).

A modo de ejemplo, la siguiente gráfica muestra los precios medios de la electricidad industrial según las bandas de consumo en España y en Alemania, para el primer semestre de 2015 (últimos datos disponibles en Eurostat):

Puede observarse que los precios medios disminuyen conforme aumenta el consumo; por otro lado, los precios medios son siempre más altos en Alemania que en España, salvo para el nivel de consumo más reducido (banda IA de consumo industrial, inferior a 20 MWh anuales).

El segundo error metodológico (ya corregido en la gráfica anterior) radica en que la comparación realizada por SIDEREX excluye todos los impuestos y cargas (levies) aplicados a la electricidad. Esto da lugar a comparar conceptos diferentes en diferentes países. A modo de ejemplo, a continuación se muestran los costes de electricidad según Eurostat para la Banda IF de consumo en España y Alemania, en diferentes condiciones con respecto a los impuestos considerados:

Analicemos los datos de España (datos del primer semestre de 2014). Los grandes consumidores eléctricos españoles en la banda IF pagaban el kWh, de media, a 6,81 cent€ sin ningún tipo de impuestos. A esto hay que sumar el 5,11% del impuesto eléctrico (Impuesto Especial), que eleva el precio medio a 7,16 cent€/kWh; sumando el IVA (21%), el precio medio final se eleva a 8,66 cent€/kWh.

En Alemania la estructura de impuestos es diferente. El equivalente al impuesto eléctrico español en Alemania era del 81,4% a principios de 2014 y en esa banda de consumo, y los impuestos recuperables (IVA y similares) era del 36%. Los impuestos a la electricidad en Alemania son, en general, mayores que en España. Esta diferencia se debe, en gran medida, a que impuestos y cargas que en España se imputan a través de los cargos de la factura (financiación del déficit de tarifa, financiación del Régimen Especial, etc.), en otros países como Alemania se cargan directamente como impuestos. Gran parte del 81,4% cargado en Alemania como impuestos no recuperables, en España ya van cargados en el precio de partida (Excluding taxes and levies). Por tanto, la etiqueta “sin impuestos” no hace referencia al mismo concepto en Alemania y España.

En consecuencia, comparar el coste de la electricidad “sin incluir impuestos” no es legítimo. La comparación legítima exige comparar precios finales sin impuestos recuperables, sujetos a devolución, como el IVA, que se recuperan al hacer los balances de IVA (en el caso de los consumidores finales, por ejemplo el consumo doméstico, habría que considerar los precios con IVA, ya que el consumidor final no tiene capacidad para descontarse el IVA en ninguna liquidación fiscal).
La siguiente tabla muestra los datos de la Banda IF para los Estados de la UE, considerando el precio de la electricidad Excluding VAT and other recoverable taxes and levies:

Gráficamente:

Teniendo en cuenta estos datos, podemos concluir que la electricidad que pagaban los grandes consumidores industriales durante el primer semestre de 2014 en Alemania era, de media, un 32,6% más cara que en España. De hecho, la electricidad en el Estado, considerados los precios medios para los grandes consumidores, era de las más baratas que hay en Europa. Teniendo en cuenta los precios medios, solo salen mejor parados los grandes consumidores de Bélgica (4,7% menos), Eslovaquia, Francia (8% menos), Grecia y Croacia.

Los dos graves errores metodológicos arriba presentados dan lugar, por un lado, a una importante sobreestimación del precio medio que pagan por la electricidad los grandes consumidores industriales, y en términos comparativos con el precio pagado en otros países. Estos errores son cometidos de forma acrítica por otros agentes (otro ejemplo lo tenemos en el documento Observatorio Industrial del Sector del Metal. LOS GRANDES CONSUMIDORES DE ENERGÍA ELÉCTRICA: COSTE Y EFICIENCIA ENERGÉTICA, Diciembre 2011 (UGT-MCA), especialmente el apartado 4.2.6 El precio de la energía: Comparativa entre países europeos (pág. 57 en adelante)). Los datos correctos, sin embargo, son perfectamente conocidos por el sector de los grandes consumidores industriales, que son los que pagan, en última instancia, la electricidad. A modo de ejemplo, a continuación se muestra una gráfica presentada por Aitor Moso, Director Comercial de Iberdrola, en una Jornada de la AEGE del 7 de mayo de 2014. Obsérvese que el nivel de consumo anual utilizado en la comparación de precios corresponde a la banda IF, y que los precios incluyen los impuestos y tasas no recuperables. Según la gráfica presentada por el responsable de Iberdrola el precio medio en España era, en 2013, inferior a la media de la UE27, la zona Euro, Alemania, Italia, Reino Unido…

Es interesante constatar que los grandes consumidores suelen alegar desventajas comparativas en tantos por ciento, pero en ningún momento proporcionan precios concretos de la electricidad facturada. Conocer esos precios reales aclararía definitivamente las dudas, pero se mantienen ocultos.

Otra referencia de estos precios nos la proporciona Iberdrola en la presentación que acabamos de citar. A continuación se muestra una diapositiva en la que Iberdrola detalla la estructura del precio de la electricidad de lo que para ella es un “Caso tipo Gran Industrial”:

Iberdrola proporciona un precio, para este caso, de 69 €/MWh sin bonificación por el servicio de interrumpibilidad, y de 54 €/MWh con bonificación, sin impuesto eléctrico. Estos precios equivalen a 7,25 cent€/kWh sin bonificación por interrumpibilidad y 5,8 cent€/kWh con bonificación, ambos incluyendo el impuesto eléctrico (5,11%). Estos datos son coherentes con el precio medio proporcionado por Eurostat para la banda IF de consumo industrial durante el primer semestre de 2014 (Excluding VAT and other recoverable taxes and levies) en España, de 7,16 cent€/kWh.

Otra de las denuncias del sector es la importante subida del precio de la electricidad que ha sufrido en los últimos años. La siguiente gráfica muestra la evolución del precio medio de la electricidad de la banda IF, de gran consumo industrial (excluidos impuestos recuperables), y de la banda residencial DB, de bajos consumos residenciales (incluido el IVA).

Puede observarse la gran diferencia de precios medios entre los grandes consumidores industriales y los pequeños consumos residenciales. La diferencia se ha agrandado, ya que durante los últimos ocho años el precio medio en la banda DB ha aumentado el 70%, y en la banda IF el 40%, sobre todo hasta 2009.

Llegados a este punto, debe quedar claro que los precios medios de la electridad son más bajos en España que en el resto de Europa, especialmente para los grandes consumidores industriales, y que las subidas de precios de la electricidad durante la última década han afectado en mucha menor medida a los grandes consumidores industriales que al resto de consumidores, especialmente los consumos residenciales más modestos.

El sector y la administración, sin embargo, insisten en la ventaja comparativa de otros grandes consumidores europeos, especialmente los alemanes. ¿Por qué afirman que el coste de la electricidad para los competidores en Alemania es menor? Vistos los datos anteriores, ¿no debería quejarse la industria alemana, con más fuerza y razón, incluso, que la vasca, por el alto precio de la electricidad? Esto nos lleva a explicar el modelo alemán, que se resume en las gráficas que se muestran más abajo, recogidas en un documento de la BDEW, la German Association of Energy and Water Industries.

El precio medio para los grandes consumidores en Alemania en el primer semestre de 2014 fue de 10,63 cent€/kWh, superior a la media del Estado, 7,16 cent€/kWh (ver tabla mostrada más arriba). Pero hay muy pocos consumidores que paguen justo ese precio en Alemania, ya que es un precio medio. El sistema alemán exime del pago de muchos impuestos, cargos y tasas a algunos grandes consumidores alemanes de electricidad (algunas empresas electro-intensivas). Muchos de esos cargos se pagan, en España, a través de los peajes y cargos, como el equivalente al concepto EEG de apoyo a la electricidad de origen renovable en Alemania (Régimen Especial y posteriores modificaciones en España). Así, mientras algunas grandes empresas electro-intensivas pagaban por debajo de 5 cent€/kWh (por debajo de los 7,2 cent€/kWh que pagaban los grandes consumidores en España), otras, que aun consumiendo mucho (más de 70 GWh anuales) no llegaban a las condiciones del sector industrial electro-intensivo, podían llegar a pagar casi el triple que las exentas (por encima de 15 cent€/kWh).

Este es el modelo que reivindica el sector del acero en Euskadi, y sobre el que hay que decir que:

  • Beneficia exclusivamente a las más grandes empresas entre las más grandes. En Alemania no todos los grandes consumidores tienen acceso a la electricidad más barata; de hecho, el precio medio en la banda de más grandes consumos está por encima del precio medio en España para la misma banda. Pese a las exenciones de algunos grandes consumidores, de media, la gran industria alemana paga la electricidad más cara que la española.
  • En este contexto debe tenerse muy presente el principio de sostenibilidad económica y financiera del sistema eléctrico, establecido por la Ley 24/2013 del Sector Eléctrico en su Título III, según el cual “[l]os costes del sistema serán financiados mediante los ingresos del sistema eléctrico”, y “[t]oda medida normativa en relación con el sector eléctrico que suponga un incremento de costes para el sistema eléctrico o una reducción de ingresos deberá incorporar una reducción equivalente de otras partidas de costes o un incremento equivalente de ingresos que asegure el equilibrio del sistema.” (Artículo 13.2). Por tanto, esta exención de cargos, tasas y otros impuestos no recuperables reclamada por el sector industrial de grandes consumidores eléctricos llevaría consigo, sin lugar a dudas, un encarecimiento del precio de la electricidad del resto de consumidores, incluyendo el de la inmensa mayoría de los consumidores industriales (el resto).