¿Comprar un nuevo electrodoméstico de “Clase A” o alimentar los existentes mediante energía renovable?